El mundo, cada vez más urbanizado

08 Julio, 2016

El mundo, cada vez más urbanizado


Si en la actualidad el 54% de la población mundial vive en ciudades, Naciones Unidas prevé que en 2050 este porcentaje llegará al 66%. Y aún hay más. El mismo análisis de la organización internacional prevé que en 2030 existirán 41 megaciudades (ciudades con más de 10 millones de habitantes) y en solo seis años el porcentaje de población urbana en este tipo de urbes pasará del 11,7% (en 2014) al 14,4% (en 2020). Por otro lado, la población urbana en grandes ciudades (de 5 a 10 millones de habitantes) también aumentará, pasando del 7,7% actual al 8,6% en 2020.

Estos datos muestran una realidad que tendrá también un fuerte impacto económico y que, por tanto, no debemos descuidar de cara al futuro: avanzamos hacia un mundo cada vez más urbanizado.

Ventajas e inconvenientes de la creciente urbanización mundial

Desde el punto de vista económico, tal y como desvela el artículo Hacia un mundo crecientemente urbanizado publicado en el Informe Mensual de CaixaBank Research, “la justificación que se da a la existencia de las ciudades desde el punto de vista de la economía es que la localización de personas y actividades se produce porque los beneficios de la aglomeración superan los costes”. En esta línea, los países con rentas altas y medias presentan, de media, un 80% y 60% de población urbana, respectivamente, según los mismos datos de las Naciones Unidas; los de rentas bajas, un 30%. Pero, ¿qué beneficios y desventajas vendrán de la mano de esta creciente tendencia de urbanización?

Ventajas e inconvenientes de un mundo más urbanizado

Tal y como se vislumbra en el artículo Las claves de la ciudad del futuro, entre los aspectos positivos que impulsan un mayor desarrollo de las zonas urbanas, podemos destacar tres:

  • Reducción del coste del transporte de bienes: para las empresas, abaratar el transporte de sus productos es un factor clave, algo que ya supuso una de las principales razones de la concentración espacial de compañías durante la industrialización y que va acompañado de la urbanización.
  • Menor coste de perder un empleo: la concentración de trabajadores es otro aspecto positivo, ya que si una persona pierde el empleo, le será más fácil encontrar otro si hay un mayor número de empresas en la ciudad.
  • Creación y difusión del conocimiento: las ciudades tienen un importante papel como creadoras del conocimiento, para lo que basta comprobar la cantidad de centros de I+D que se concentran en las urbes. Además, juegan un papel clave en su difusión, ya que, a pesar de vivir en un mundo cada vez más interconectado, la proximidad geográfica de individuos en una ciudad facilita la propagación de ideas.

Aun así, como todo gran proceso, un fenómeno de tal calibre presenta también algún inconveniente:

  • Precio de la vivienda: el precio de los hogares es uno de los principales elementos que se ven afectados por la aglomeración en las ciudades. Así, vivir en una gran ciudad siempre es más caro que en pequeños núcleos urbanos, fenómeno que se explica detalladamente en El factor urbano del mercado laboral.
  • Coste de movilidad: éste es mayor en las grandes ciudades, factor que de hecho influye de forma decisiva en el primer punto (el precio de la vivienda), ya que el precio que se está dispuesto a pagar por una vivienda depende en gran medida del coste de desplazamiento.
  • Índice de criminalidad: hay documentación que confirma la existencia de una relación positiva entre la delincuencia y el tamaño de la ciudad.
  • Contaminación: según un estudio de la OMS, más del 80% de las personas que viven en zonas urbanas están expuestas a niveles de contaminación que superan los recomendados por la misma organización.

Por todo esto, será necesario un detallado análisis sobre la repercusión que pueda tener una mayor urbanización, ya que en las ciudades es donde vive, trabaja y se relaciona cada vez una mayor parte de la población. Por el momento, parece que, aunque la aglomeración acarrea ciertos costes, estos se compensan con la elevada productividad de las urbes.

Para ampliar la información del impacto de la urbanización del mundo en la economía, consulta nuestro apartado “Dossier” del informe mensual de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *