Reto 3: el atletismo como terapia

02 Abril, 2019

Reto 3: el atletismo como terapia


La atleta paralímpica Mari Carmen Paredes, junto a su marido Lorenzo Sánchez, relatan su gran hazaña de superación y sus próximos retos como atletas en la charla DialogA de CaixaBank en Barcelona

Mari Carmen Paredes ha ido derribando una a una todas las barreras que la vida le ha ido poniendo. Hace más de 10 años le diagnosticaron degeneración macular retiniana, una dolencia que la dejó prácticamente ciega. La noticia la sumió en una depresión de la que solo salió cuando empezó a correr. Según relata Paredes, «cuando me diagnosticaron tuve dos opciones: o quedarme en casa lamentándome de lo que me estaba pasando o salir y superar esa situación». Poco a poco fue aficionándose a este deporte por su competitividad innata y al comprobar que muchas veces quedaba entre las primeras en las competiciones, optó por la segunda opción. Desde entonces no ha parado de ganar competiciones y de terminar entre los mejores puestos.

Paredes aconseja a otras personas con cualquier tipo de discapacidad que no se queden en casa: «Hay otro mundo ahí fuera. El mundo paralímpico es impresionante: hemos conocido a muchas personas extraordinarias gracias a mi discapacidad que de otra manera nunca las hubiéramos conocido». Su marido, Lorenzo Sánchez, recuerda además la frase predilecta de la corredora paralímpica: «Ella siempre dice que se le cerró una puerta, pero que se le abrieron muchas ventanas».

Otra barrera que ha tenido que superar ha sido la de la edad. Empezó a competir con casi 50 años y esto hizo que le resultara complicado encontrar quienes apostaran por ella. Competía con gente de 20 y 30 años y tuvo que demostrar que era capaz de tener buenas marcas y nivel suficiente. Lo positivo de esta situación es que estar rodeada de jóvenes la hace sentirse más joven. «Muchas veces en las concentraciones nos damos cuenta de que podríamos ser los padres o incluso los abuelos de muchos atletas», recuerda Sánchez.

La última de las barreras que han derribado juntos tiene que ver con el Día Internacional de la Mujer. Durante los Juegos Olímpicos de Río, Paredes consiguió que la maratón femenina paralímpica estuviera presente por primera vez en la historia. «Me considero partícipe y pionera de este hecho histórico», recalca la corredora.

UNA HISTORIA DE AMOR

Pero la suya no es solo una historia de superación, sino que también es un testimonio de un gran amor. «Llevamos 43 años juntos. Nos conocimos cuando yo tenía 13 años y él, 17», recuerda la atleta. Mari Carmen Paredes y Lorenzo Sánchez corren siempre juntos. Lorenzo cree que es lo mejor que le ha pasado en su carrera: «Llevo 30 años dedicándome a la profesión, pero de todos estos podríamos olvidarnos de 24 porque esos son los que hice solo». Los otros 6 ha estado con Mari Carmen, codo con codo, literalmente, ya que la cuerda que les une en las competiciones y les inhabilita el movimiento de un brazo a cada uno, por normativa, no puede tener más de 50 cm.

RETOS: LONDRES 2019

Hay una foto que resumiría muy bien su historia. Fue la que les sacaron en la Copa del Mundo de Maratones en Londres de 2014 cuando batieron el récord del mundo al bajar de las 3 horas y se abrazaron al acabar. «Mi mayor logro ha sido conseguir batir el récord mundial ese año».

Este próximo 28 de abril esperan volver a conseguir su hazaña. El gran objetivo sería ganar la Maratón, aunque su reto es conseguir quedar al menos entre los cuatro primeros puestos, lo que les permitiría participar en las Olimpiadas de Tokio de 2020.

Para ello se preparan duramente en nueve sesiones semanales, que suponen unas 4 horas diarias y 125 kilómetros cada semana. Sánchez es quien se encarga más de la parte técnica y el entrenamiento. «Hacemos tres días de velocidad, un día de tirada larga y dos días de transición, a parte del trabajo de gimnasio y otros ejercicios de elasticidad, fuerza, etc.»

EL DEPORTE PARALÍMPICO

«De los compañeros deportistas, al que más admiro es a Ricardo Ten». Paredes se refiere al atleta paralímpico medallista con discapacidad física que solo tiene un brazo hasta la altura del codo y una pierna. Primero fue nadador y ganó varias medallas olímpicas; ahora compite en ciclismo y ya ha sido campeón del mundo en este deporte.

«Es importante que la gente sepa que existe el deporte paralímpico, que competimos con gente popular, como por ejemplo en las maratones. Que se nos vea y que sepan que estamos ahí luchando por esos primeros puestos», comenta Paredes. Ella cree que los paralímpicos necesitan más promociones y ayudas, y por eso ve «tan importante el patrocinio de empresas como Caixabank, para que no quede olvidado».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *