Reto 7: ponerse en la piel de un deportista paralímpico

24 Julio, 2019

Reto 7: ponerse en la piel de un deportista paralímpico


¿Hay mejor manera de ponerse en la piel de un deportista en silla de ruedas que practicar deporte con él? Existen valores y sentimientos difíciles de expresar con palabras. Se necesita algo más. Por eso, cerca de 300 jóvenes se han subido a una silla de ruedas junto a jugadores del CD Binissalem para jugar el mayor campeonato de baloncesto 3×3, celebrado en Mallorca.

Este era el reto 7 de los 20 que ha incluido CaixaBank en su programa de 20 retos que trata de visibilizar y dar apoyo al deporte adaptado en el marco de la campaña Inconformistas del deporte, a raíz de su patrocinio del plan ADOP. Su objetivo consistía en practicar la empatía, así como fomentar la tolerancia y la integración gracias a una mirada diferente al deporte adaptado.

En el Moll Vell de Palma de Mallorca, donde se celebró el torneo, los participantes consiguieron ver la realidad del baloncesto desde el punto de vista de quienes, por distintas circunstancias, se ven obligados a practicarlo desde una silla de ruedas.

Un deporte duro

Fueron los jugadores del CD Binissalem los que invitaron a algunos de los 3000 asistentes a echar unas canastas con ellos y hacerlo en silla de ruedas. «Duro», «difícil» o «cansa mucho» fueron algunas de las descripciones de los participantes que por primera vez jugaron junto a estos deportistas de élite.

Adrián, de 16 años, reconoció que «estaba equivocado» al creer que jugar sentados «era más fácil» de lo que la práctica le demostró. Tomeu, otro de los participantes, explicaba que jugar en la silla «cansa mucho». Por encima de todo, reconoció que ya puede empatizar mejor con las personas que no pueden jugar al baloncesto tal como él lo hace cada día. Joan, por su parte, describió su experiencia como «muy bonita», en un deporte que obliga a trabajar especialmente los brazos para mantener el ritmo de juego.

Un impulso para volver a empezar

Todos estos jóvenes tuvieron la oportunidad de compartir cancha con los protagonistas de auténticas historias de superación personal. Uno de los jugadores más veteranos del equipo, Tolo Prats, aplaudió las iniciativas como la llevada a cabo por CaixaBank, en el marco del patrocinio del deporte paralímpico y que ayudan a normalizar y visibilizar el deporte adaptado. «Todavía hay gente que no se atreve a practicar deporte en una silla de ruedas», aseguraba. Se trata de animar a salir de sus casas a quienes necesitan un impulso para volver a hacer deporte tras perder la movilidad.

Pere Grimalt, cofundador del club, destacaba cómo el equipo ha pasado de cuatro integrantes a trece en poco tiempo. «La gente se va animando y con acciones como la que hoy ha ocurrido en el Plaza 3×3 CaixaBank resulta más fácil engancharlos», explicaba.

Sin duda, las ocho horas de baloncesto en la calle de la quinta parada del circuito Plaza 3×3 CaixaBank 2019 sirvieron para cumplir el séptimo reto de Inconformistas del deporte.