23 Diciembre, 2019

Los pagos, cada vez más móviles

¿Te has fijado en que algunas estaciones de metro y ferrocarril, además de la ranura habitual para introducir la tarjeta magnética, ya están preparadas para poder pagar el transporte con una tarjeta con chip, o simplemente acercando el teléfono móvil? Es tan solo un ejemplo más del auténtico auge de los pagos móviles que estamos viviendo, cada vez más habituales en todo tipo de establecimientos, y que pueden explotar definitivamente durante las próximas compras navideñas. Según un reciente estudio de GlobalWebIndex, a nivel global, 4 de cada 10 adultos online ya ha utilizado sus dispositivos móviles para pagar por bienes y servicios. No obstante, los datos difieren según el perfil demográfico: el 43% de los consumidores de entre 16 y 34 años ya ha realizado pagos móviles, una cifra que baja hasta el 26% en los que tienen entre 55 y 64 años. No hay diferencias notables entre géneros, pero el estudio sí que ha detectado que los que pagan con sus teléfonos móviles suelen ser personas con un nivel de educación y de ingresos elevado.Ya hace algún tiempo que las tarjetas de crédito incorporan un sistema de pago contactless, que permite pagar sin introducir la tarjeta, sino simplemente acercándola al terminal. Para ello, utilizan un chip RFID pasivo que comparte la información cuando se estimula con un campo electromagnético de baja intensidad desde un sistema de pago autorizado. Pues bien, esta tecnología y el NFC (Near Field Communication, o comunicación de campo cercano), que incorporan la mayoría de smartphones, es esencialmente la misma, con la diferencia de que el sistema NFC que va integrado en los teléfonos es activo. Es decir, el chip de los smartphones genera su propio campo electromagnético, que puede responder (o no) a la petición de pago de un datáfono. Además de un teléfono con NFC, también serán necesarias dos cosas más: que el establecimiento cuente con un sistema de pago compatible con la tecnología contactless, y que el teléfono lleve instalada una app que contenga los datos bancarios que se transmiten a la hora de realizar el pago. Estas aplicaciones son las que contienen la “copia digital” de la tarjeta de crédito, comprueban la veracidad y la seguridad de la transacción, y si todo es correcto, autorizan el pago de la compra. Algunas de las muchas aplicaciones que se pueden utilizar para pagar desde el móvil son:Antes conocido como Android Pay, Google Pay es el método de pago móvil desarrollado en principio para teléfonos Android, pero que también es compatible con dispositivos de Apple. Además, cuenta con un amplio soporte de bancos y de diferentes tipos de tarjetas, por lo que es uno de los sistemas más populares.Pero naturalmente, Apple también dispone de sistema propio: Apple Pay es el sistema de pagos móviles desarrollado para sus dispositivos a partir del iPhone 6, y está ideado tanto para pagar las compras físicas a través de terminales de pago contactless, como para compras online en determinadas tiendas. Una particularidad es que Apple Pay no solo permite pagar desde el iPhone, sino también desde un Mac, iPad e incluso desde un Apple Watch.Finalmente, en el caso de CaixaBank, CaixaBank Pay ofrece todas las funciones necesarias para operar con tarjetas de crédito o débito de la entidad, así como con tarjetas VISA de otros bancos. Su peculiaridad es que no solo permite el pago si el smartphone cuenta con NFC: en el caso de que no se disponga de él, CaixaBank puede facilitar una etiqueta que se pega en la parte trasera del móvil, que funcionará exactamente igual que una tarjeta convencional cuando se acerque a un terminal de cobro contactless. Además, CaixaBank Pay permite sacar dinero de los cajeros de CaixaBank que estén equipados con lector contactless. Para fomentar este tipo de pagos, CaixaBank inició en 2018 la iniciativa Cashless City, que ya se ha llevado a cabo en Morella y en Pamplona. En estas localidades, la entidad promovió, mediante distintas bonificaciones, el uso de móviles, tarjetas y dispositivos wearable para pagar en los comercios de la población. De esta forma, los ciudadanos pudieron utilizar sus medios de pago digitales –fuera cual fuera su entidad financiera de referencia– en sus compras diarias. Existen otros proyectos de futuro como, por ejemplo, Facebook Pay, un sistema de pagos que probablemente se podrá usar en Messenger, Instagram, WhatsApp y, naturalmente, Facebook. Y también se están realizando pruebas de Face to Pay, esto es, sistemas de pago mediante reconocimiento facial. Pero de momento, esto es materia para otro artículo.

INNOVACIÓN
19 Diciembre, 2019

Cómo te afecta la directiva europea de copyright

Una directiva pensada para proteger a los creadores en la era digital fue la protagonista de uno de los debates más largos y polémicos que se recuerdan en la Unión Europea. Después de dos años y medio de debates, propuestas, enmiendas y hasta manifestaciones en las calles, el pasado mes de marzo veía la luz la conocida como ley del copyright en el Parlamento Europeo. La razón de tanta polémica tiene que ver más con los efectos que la nueva norma pueda llegar a tener sobre internet en Europa tal y como lo conocemos, que con los cambios que pueda introducir en la propia gestión de derechos de autor. Por un lado, artistas y editores de prensa aplaudían su aprobación, que obligará a plataformas como YouTube a obtener licencias de los creadores o a impedir que se suban contenidos que vulneren sus derechos de autor. También agregadores de noticias como Google News deberán pedir permiso para utilizar los contenidos de los editores. Todo esto significa una mayor protección de los creadores de contenidos y un paso más para que participen de manera equitativa de los ingresos que consiguen esas plataformas por el uso de sus obras. Por otro lado, miembros de la sociedad civil, grandes plataformas, activistas, políticos e incluso organismos internacionales como la ONU protestaban por lo que consideran una apertura de puertas a la censura previa en internet. Y, en el medio, la mayor parte de los internautas, que ya no sabían si podrían siquiera compartir un simple meme sin meterse en jaleos.La difusión de obras artísticas y contenidos ha cambiado mucho en los últimos años y lo ha hecho en paralelo a la evolución de internet. Según los defensores de la nueva directiva, más del 80% del uso de las obras de los creadores no se remunera de manera equitativa. Esto se debe a que algunas grandes plataformas proveen acceso a obras creativas mediante publicidad y otros medios. Una actividad que produce ingresos, que después se comparten en condiciones con los creadores y no siempre de manera equitativa. Para los expertos de la Agrupación Europea de Sociedades de Autores y Compositores (GESAC), esta circunstancia pone en peligro no solo la continuidad del sector creativo y cultural, sino también la de las propias empresas digitales europeas. Estas compiten en inferioridad de condiciones respecto a las extranjeras, en su mayoría estadounidenses, que según la GESAC prácticamente no tienen obligaciones respecto al copyright, debido a un marco legal europeo obsoleto. La anterior normativa era del año 2001. Estas son las principales razones por las que los autores consideraban necesaria la nueva legislación que, según la GESAC, obligará a los gigantes de internet a sentarse a negociar con los creadores.Esta es una pregunta para la que todavía no hay una respuesta exacta. Tras su aprobación, se abre un periodo transitorio de dos años para que los países de la Unión Europea incorporen la directiva a sus propias legislaciones. Esto quiere decir que la nueva norma podría presentar, todavía, ciertas particularidades en su aplicación efectiva dentro de cada Estado. Por esa razón, de momento solo contamos con los análisis de expertos y analistas sobre cuál podrá ser la aplicación práctica de una norma que concentra sus puntos más polémicos en dos artículos: el 15 y el 17. A grandes rasgos, el artículo 15 permite a los editores de prensa dar o no su permiso a webs con ánimo de lucro para compartir “fragmentos significativos” de sus publicaciones. Por su parte, el artículo 17 insta a las plataformas que almacenan, organizan y difunden contenidos de otros usuarios con fines comerciales a pedir una licencia a los creadores de las obras. Además, para evitar que se suban contenidos que vulneren los derechos de autor, las plataformas deberán establecer mecanismos para sortear multas, los cuales tendrá que establecer cada Estado miembro. Se espera que esos mecanismos sean filtros de carga previos y prácticas de moderación más estrictas. Una exigencia que los detractores de la norma consideran una limitación de la libertad de expresión y un peligro para creadores como los youtubers, que a menudo utilizan fragmentos de películas o series en sus contenidos, así como partidas grabadas de videojuegos. ¿Significa esto que un usuario de internet no podrá compartir un artículo de prensa o un meme a través de WhatsApp o cualquier red social? Aunque hay quien asegura que esta directiva, a la larga, podría acabar con los memes y las parodias, la norma protege expresamente la subida a la red de contenidos si es para citar, criticar, reseñar, caricaturizar, parodiar o imitar. Además, plataformas como WhatsApp, Wikipedia o nubes, cuyo objetivo no consiste en lucrarse con el contenido, se encuentran fuera de la aplicación de la ley. En cualquier caso, los expertos aseguran que esta norma no impone la responsabilidad a los usuarios de internet por el uso de contenidos ajenos. En realidad, las medidas afectan a las empresas titulares de las plataformas de contenidos, que son las que deben velar por su cumplimiento. Esto significa que un usuario particular, que no persigue un lucro al compartir una obra de terceros en internet, no tendrá que pagar una multa por subirlos o enviarlos a otros usuarios. Lo que sí se podrá encontrar en el futuro es con que no podrá subir el contenido a una plataforma porque un filtro considera que vulnera los derechos de autor. El alcance real de la normativa solo se conocerá con el tiempo, cuando los países la adapten, las plataformas pongan en marcha sus mecanismos de control de manera efectiva y se conozcan las primeras sanciones. Mientras tanto, internet continúa ofreciendo contenidos útiles y entretenimiento a sus usuarios, además de ser un importante punto de encuentro para ellos.

INNOVACIÓN
17 Diciembre, 2019

¡Hola, Neo! Los asistentes virtuales llegan a la banca

Estos dispositivos se han introducido en nuestro día a día para hacernos la vida más fácil incluso en las finanzas, revolucionando el concepto de banco.                            Ya lo predijeron Arthur C. Clarke y Stanley Kubrick en la novela y en la película 2001. Una odisea del espacio hace más de 50 años: el futuro de las máquinas pasa por hablar y relacionarnos con ellas de manera más o menos similar a como lo hacemos con las personas. Pero lo que indican los últimos acontecimientos es que el futuro tal vez ya está aquí. En efecto, la conjunción de varias tecnologías como la inteligencia artificial, el almacenamiento en la nube, el manejo de grandes volúmenes de información (big data), el procesamiento de voz natural (PNL) y el aprendizaje automático (machine learning), permite que las máquinas no solo nos entiendan cuando hablamos, sino que lo hagan cada vez mejor cuanto más las utilizamos. Todas estas tecnologías han permitido el desarrollo tanto de los chatbots como de los asistentes virtuales. Por chatbots entendemos plataformas de “conversación”, normalmente por texto, a través de servicios de mensajería instantánea o de sistemas de chat en una web. En cuanto a los asistentes virtuales, consisten en un servicio de inteligencia artificial que permite que podamos “conversar”, habitualmente por voz, con varios interlocutores. Los asistentes virtuales más conocidos son Siri en el iPhone y Ok Google en los sistemas Android, pero existen muchos más: Cortana en Microsoft, Bixby en Samsung, Alexa en Amazon o Aura en Telefónica, por citar solo algunos. En el mundo de la banca online, las aplicaciones para ofrecer un mejor servicio a los clientes son innumerables. Y en el caso concreto de CaixaBank, si ya fue pionera en aplicar la inteligencia artificial en la atención al cliente cuando, en 2017, lanzó su primer chatbot a través de imaginBank, en 2018 se convirtió en la primera entidad financiera en disponer de su asistente virtual en Amazon Alexa y Google Home: estamos hablando de Neo, el asistente virtual de CaixaBank. También disponible en las aplicaciones CaixaBankNow y BrokerNow y en la web CaixaBankNow, Neo es capaz de responder a más de 400 preguntas frecuentes sobre las operaciones habituales en CaixaBank en una conversación de voz fluida y natural. Por ejemplo, se le puede pedir ayuda para consultar el saldo, la cotización de las acciones, los últimos recibos, contratar un producto financiero, o hacer consultas diversas sobre productos o servicios del banco. Pero lo más importante es que, al poder realizar todas estas tareas de forma semiautomática, estos asistentes nos permiten ganar tiempo para nosotros mismos, para destinarlo a otras tareas que nos importan más, o que requieren de una mayor implicación por nuestra parte.Además, la actual proliferación de altavoces inteligentes de numerosas marcas más allá de Amazon y Google (por ejemplo, Apple Homepod o Movistar Home ya están también entre nosotros) parece indicar que la forma natural de relacionarnos con las máquinas va a ser definitivamente, si no lo es ya, la voz. Solo que en vez de en 2001, su explosión se producirá probablemente el año que viene, en 2020.

INNOVACIÓN
09 Diciembre, 2019

De la educación colectiva a la individual: la revolución del big data

“Dos por uno, dos. Dos por dos, cuatro…”. Esta cantinela nos suena a todos. Quien más, quien menos, la ha recitado a coro en alguna ocasión junto a decenas de compañeros en clase. Es tal vez el retrato más fidedigno que tenemos de lo que ha sido la educación en los últimos siglos: un montón de escolares de la misma o similar edad haciendo lo mismo, al mismo tiempo. Un paradigma, el de la educación colectiva, que va camino de cambiar para siempre. Lo avisan expertos de todo el mundo: el aprendizaje del futuro será cada vez más individual y personalizado. Diremos adiós a las clases magistrales. El maestro, en lugar de enseñar a un grupo de niños la tabla del 2, se convertirá en el guía de cada uno de ellos. Lo acompañará en su propio itinerario, probablemente confeccionado a base de contenidos a su medida. Los profesores serán menos transmisores de conocimiento y más orientadores de alumnos, quienes harán cada vez más trabajo por su cuenta. Suena a quimera. ¿Cómo vamos a saber lo que necesita cada niño? ¿Cómo sabremos orientarlo justo como lo necesita? La respuesta, cómo no, está en la tecnología. Y su llave maestra será el big data, esa disciplina que se encarga de almacenar, clasificar y analizar los datos que generamos de manera masiva.Para conseguir una educación personalizada a las necesidades del alumno, de lo primero que hay que disponer es de información. Se trata de optimizar el rendimiento de los estudiantes, de los profesores y, en último término, del propio sistema educativo. Para ello, es necesario recolectar datos, tratarlos, analizarlos e interpretarlos. De la primera parte, más centrada en el acceso y almacenamiento de los datos, se encargan las herramientas de big data. De la segunda, la analítica de aprendizaje o Learning Analytics, una disciplina que emplea técnicas pedagógicas y algoritmos de minería de datos para obtener información que permita mejorar la práctica educativa. Esta es la base tecnológica que se empleará para mejorar el rendimiento de alumnos, profesores y del sistema. ¿Qué significa todo esto? Que, por ejemplo, un profesor podrá saber dónde se quedan atascados los alumnos simplemente con observar sus movimientos durante el curso. Si al llegar a cierta lección muchos de ellos se ven obligados a regresar sobre sus pasos para refrescar conocimientos, significa que el profesor deberá prepararlos mejor antes de continuar y reforzar más esa dificultad en particular para ayudarles a avanzar. Por supuesto, todo esto se puede llevar al plano individual. De hecho, ya existen algunos experimentos en este sentido. En la Universidad Estatal de Arizona, las clases de matemáticas se imparten a través de ordenadores. Un software recoge información de cada estudiante: sus notas, sus habilidades, sus dificultades e incluso sus vacilaciones a la hora de utilizar el ratón. Entonces, unos algoritmos comparan los datos recogidos con estadísticas basadas en los de miles de estudiantes para adaptar el material a cada alumno y aplicar la enseñanza de manera efectiva. El sistema detecta si el alumno hace progresos y le proporciona más material para seguir adelante o bien le indica qué conceptos le conviene repasar para continuar. Además, el software facilita al profesor el seguimiento de cada alumno: si alguno se queda atrás, lo avisa automáticamente y le indica en qué partes tiene más dificultades para que pueda ayudarlo.El big data aplicado a la educación puede ayudar a tomar decisiones sobre la marcha, de manera similar al ejemplo que acabamos de ver. Sin embargo, también resulta útil para elaborar predicciones. Mediante el propio análisis del desempeño del alumno se puede obtener información valiosa para poder confeccionar propuestas a su medida que lo ayuden a obtener el máximo rendimiento de su educación. Se trata de un modelo de aprendizaje adaptativo, que se amolda a lo que necesita el alumno en cada momento para lograr un objetivo en el futuro. La principal ventaja de este modelo personalizado y adaptativo es que puede ser la respuesta a buena parte del abandono escolar que se produce por exponer a todos los estudiantes a un mismo método. En muchos casos, los alumnos no pueden alcanzar su potencial porque su manera de aprender y socializar no se adapta correctamente al modelo común establecido. Con un modelo adaptado a estas características, les resultará mucho más sencillo alcanzar sus objetivos educativos con éxito.La aplicación del big data para lograr una educación personalizada y realmente eficaz tiene que resolver todavía algunas cuestiones. Una de ellas tiene que ver con los peligros de filtrar a los estudiantes mediante la predicción y empujarlos hacia una carrera determinada. Si no se utilizan bien estas técnicas, se corre el riesgo de darse de bruces precisamente con lo contrario de lo que se pretende: la despersonalización y la discriminación de los alumnos. Para evitar este y otros riesgos similares, la ética será fundamental. Será esta la que deberá responder a estos retos. También ayudarán la flexibilidad y una mente abierta. Es necesario evitar que los estudiantes vayan por un camino determinado solo porque lo diga un algoritmo que ha procesado una serie de datos y ha elaborado una predicción que, a fin de cuentas, puede estar equivocada. El libre albedrío y el pensamiento crítico que nos hacen humanos seguirán siendo fundamentales.

INNOVACIÓN
02 Diciembre, 2019

Reto 11. Historias de #InconformistasDelDeporte

En el marco del apoyo al deporte paralímpico que llevamos a cabo desde CaixaBank a través del plan ADOP, y como patrocinadores del equipo paralímpico, el próximo 3 de diciembre os traeremos tres historias increíbles de los #InconformistasDelDeporte a través de nuestras redes sociales. Síguenos y descubre más de los protagonistas y sus historias. Con la participación especial de tres deportistas de élite: Ricardo Ten, nadador y ciclista; Eva Moral, triatleta, y Sarai Gascón, nadadora. Tres medallistas paralímpicos que nos cuentan su historia, sus logros y cómo afrontar retos imposibles.Tres historias inspiradoras que transmiten los valores del deporte paralímpico y que hablan de los verdaderos #InconformistasDelDeporte, aquellos que no se preguntan si pueden hacerlo, sino si pueden hacerlo aún mejor. Ir más rápido, llegar más lejos y superar más metas. Que no creen en obstáculos insalvables. Que demuestran a diario que, con valentía y entrega incondicional, todo es posible y que rendirse no es una opción.Esta campaña tiene lugar en el marco del programa “Los 20 para los 20”: veinte meses para lograr veinte retos con el único objetivo de dar visibilidad al deporte paralímpico español y ayudar a hacer que ocupe el lugar que merece. Nuestro apoyo al Equipo Paralímpico Español es un compromiso con los deportistas y con sus valores de esfuerzo, sacrificio y constancia; es la voluntad de acompañarlos en el camino hasta la cita paralímpica de Tokio 2020 y ayudarlos a alcanzar sus metas.

CORPORATIVO
29 Noviembre, 2019

Fraude electrónico: cómo protegerte de lo último en ciberestafas

El fraude electrónico es terreno abonado para la creatividad. Tanto para la de los ciberdelincuentes como para la de los equipos de seguridad que tratan de minimizar sus ataques e, incluso, anticipar sus próximas jugadas. De hecho, este tipo de problemas se ha convertido ya en el primer riesgo global para las empresas, junto con la pérdida de beneficios. Su imprevisibilidad y la velocidad a la que evolucionan tienen mucho que ver con esto. También los ciudadanos son víctimas del fraude electrónico. Este mismo año se desarticuló en España una trama de 45 ciberdelincuentes que habían conseguido estafar cerca de 900.000 euros a unas 2.400 víctimas. Cada 24 horas se envían en el mundo unos 6.400 millones de correos electrónicos falsos, fraudulentos o peligrosos. De ellos, buena parte corresponde a la omnipresente amenaza del phishing, que consiste en suplantar la identidad de una persona o de una compañía para obtener información personal y bancaria de los usuarios. Para combatir este tipo de amenazas, la concienciación es esencial. Por este motivo, conviene estar al día de las últimas tendencias en ciberestafas, que afectan tanto a empresas como a particulares. El fraude del CEO, el fraude de facturas o el romance scam son algunos ejemplos de a qué se dedican últimamente los cibercriminales.Qué mejor manera de persuadir a un empleado que hacerse pasar por su jefe. Lo hemos visto en cientos de películas, así que solo era cuestión de tiempo que los ciberdelincuentes se pusieran manos a la obra. De hecho, la suplantación de identidad se suele dar en el mundo empresarial para obtener dinero o información confidencial, entre otros motivos. Añadir herramientas online a la ecuación es una evolución lógica de este fraude. Como resultado de todo esto, surgió una de las principales amenazas online que traen de cabeza a las fuerzas de seguridad. El fraude del CEO consiste, básicamente, en un delincuente que se hace pasar por un alto cargo de una empresa para desviar fondos de manera fraudulenta. En concreto, el estafador comienza por estudiar a las víctimas y recaba información sobre la empresa. Una vez que conoce el organigrama y las operaciones habituales de la compañía, suplanta la identidad del CEO o de un alto cargo de la organización. Para ello, normalmente piratea su cuenta de e-mail o incluso crea una dirección falsa. Posteriormente, envía correos electrónicos o llama por teléfono para solicitar la transacción de un pago extraordinario, por ejemplo, para la compra de una empresa extranjera. Siempre piden que todo se haga de manera urgente y confidencial para que la víctima desista de verificar la operación. Al final, el empleado engañado realiza los pagos a las cuentas que controla el estafador. Para prevenir este tipo de ataques, conviene tomar una serie de medidas. Debemos confirmar la legitimidad de la operación por otra vía de comunicación. Por ejemplo, si nos han hecho la petición por correo electrónico, es mejor llamar por teléfono para confirmar su veracidad. La prudencia a la hora de difundir información en redes sociales sobre tu empresa y cargo también es recomendable, ya que los delincuentes utilizarán todo lo que tengan a mano para suplantar la identidad. Si no has podido evitar que se produzca el fraude, informa urgentemente a tu sucursal bancaria y denuncia los hechos a la policía para minimizar daños. No borres los correos electrónicos, los registros telefónicos ni la documentación que hayan aportado los estafadores, porque son pruebas que podrás presentar en una investigación.En el caso del fraude de facturas, la identidad que se suplanta es la de un proveedor o un empleado para desviar cobros. En este caso, los delincuentes estudian las relaciones de las empresas con sus proveedores, incluidos los pagos regulares que efectúan. Con esta información, se ponen en contacto con la empresa para solicitarle que, de ahora en adelante, realice los pagos a un nuevo número de cuenta bancaria fraudulenta. El fraude solo se descubrirá cuando el proveedor legítimo reclame el impago de las facturas que la empresa ha abonado, en realidad, a los estafadores. Ante una petición de cambio de número de cuenta de un proveedor, también es conveniente confirmar con él la operación por otra vía de comunicación, por ejemplo llamando por teléfono. Observar con cuidado las facturas recibidas para advertir si hay algún cambio, e incluso eliminar la información sobre clientes o proveedores, puede ayudar también a evitar estos problemas.El uso de medios digitales para hacer nuevas amistades o incluso encontrar el amor está a la orden del día. Son muy útiles para encontrar personas con intereses similares y, además, su uso es muy sencillo. Eso sí, en este tipo de aplicaciones se encuentran algunos perfiles falsos que engañan a los usuarios de diversas maneras. Por ejemplo, moviéndolos a realizar pagos o a comprometer su privacidad bajo excusas falsas o mediante extorsión. En el caso del romance scam, los estafadores recaban información de perfiles abiertos de otras personas en redes sociales, lo que les permite montar una historia convincente. A partir de ahí, crean perfiles falsos, que pueden ser tanto masculinos como femeninos, en función de la víctima, y entablan relación con ella para después invitarla a continuar su contacto fuera de la web. Suelen enviar imágenes para demostrar que se trata de personas reales, aunque generalmente son imágenes robadas a otros usuarios reales o imágenes de archivo que encuentran por internet. Con los datos que obtiene el delincuente de las conversaciones con su víctima, se gana su confianza y la somete a distintos tipos de fraude. Por ejemplo, le pide dinero para costearse el avión o el hotel para ir a visitar a la víctima, entre otras excusas. Incluso se llegan a simular secuestros exprés para que la víctima pague el rescate. También están a la orden del día las amenazas de publicación de imágenes íntimas que la víctima pueda haber compartido para obtener su dinero. El sentido común suele ser la mejor medida para prevenir estos ataques, ya que conviene desconfiar de las historias que suenan demasiado bien para ser verdad. La prevención, el sentido común y la responsabilidad en el uso de los nuevos medios digitales son el primer paso para evitar el fraude. También para anticiparse a cualquier ocurrencia que los ciberdelincuentes puedan tener en el futuro. Por eso es tan necesario promoverlos.

INNOVACIÓN