31 Julio, 2019

“Tracer devuelve el poder y el control de las entradas a sus propietarios”

Tras años trabajando en empresas de reventa de entradas, el actual equipo de Tracer detectó que la reventa de entradas no aportaba valor ni a los organizadores ni a los compradores y, a partir de una base tecnológica, decidió enfrentarse al problema y dar transparencia a este mercado. Hoy en día, Tracer cuenta con un equipo internacional que opera en 15 países. Entrevistamos a Alberto Martínez, general manager y cofundador de Tracer, para conocer mejor el proyecto. ¿Qué ha supuesto para vuestra empresa ganar uno de los Premios EmprendedorXXI? Para nuestra empresa ha supuesto un salto, tanto por el reconocimiento público de un proyecto en el que llevamos trabajando mucho tiempo, como por la oportunidad de trabajar junto a CaixaBank. Creo que ambas cosas son realmente importantes para nuestro crecimiento empresarial y que, de alguna manera, empujan y hacen más fuerte todo lo que ya estaba creado. La idea de crear Tracer surge de una experiencia laboral previa en empresas de ticketing (reventa de entradas). ¿Qué problemas y situaciones de mala praxis detectasteis en su modo de actuación para decidiros a crear vuestra propia compañía? Efectivamente, parte del equipo de Tracer viene de otras empresas de reventa de entradas. Esta es una de las razones por las que desarrollamos el Smart Ticket: nos dimos cuenta que la reventa es ineficiente, porque se beneficia del mercado del que forma parte, pero no le aporta ningún valor. Nos encontramos desde problemas con clientes que veían que habían pagado un sobreprecio desorbitado, y se sentían engañados, hasta otros relacionados con la autenticidad de las entradas. Es un negocio centrado en hacer dinero a costa del perjuicio de las personas que acuden a estos eventos en directo y también de los organizadores, que ven como el precio que ellos ponen y la parte que se llevan es ínfima si comparamos con lo que pueden llevarse las empresas de reventa. ¿Con qué objetivo nace Tracer y en qué se diferencia de otras compañías dedicadas al ticketing? Tracer nace con el objetivo de devolver el poder y el control de las entradas a los verdaderos propietarios. Nosotros somos una empresa tecnológica, y eso es una gran diferencia respecto a otras del sector, que sigue siendo muy tradicional en aspectos básicos pero claves como, por ejemplo, la recogida de datos. Desde Tracer hemos apostado por la transparencia, por trabajar codo con codo con los organizadores de los eventos para así crear el mejor sistema de venta de entradas adaptado a sus necesidades y a su público. Tracer ofrece al usuario sus servicios a través de dos canales: Smart Ticket y HelloTickets. ¿En qué consisten? ¿Cuáles son sus ventajas para los fans, los organizadores y los artistas? El Smart Ticket usa toda nuestra tecnología para meterse en el móvil del usuario en forma de QR dinámico, y permite a los organizadores controlar el flujo completo de compra de entradas. Gracias a diferentes filtros, el Smart Ticket impide la reventa de esas entradas o la permite siguiendo en todo momento las reglas del organizador. Esta es la verdadera novedad desde el punto de vista tecnológico. Por lo que respecta a HelloTicket, es nuestra plataforma global de venta de entradas, que se encuentra ya en funcionamiento y que supone un canal de distribución inmenso para cualquier evento. Los fans de Italia pueden comprar entradas para un festival en España y hacerlo de forma absolutamente local. Para los organizadores y artistas es una cuestión de exposición: llegarán a millones de potenciales asistentes. ¿Qué papel fundamental juegan los smartphones en vuestro sistema? El smartphone es la herramienta sobre la que se apoya el Smart Ticket. Actualmente los teléfonos inteligentes forman parte de nosotros como una parte más del cuerpo. ¿Por qué no aprovecharnos de eso para simplificar las cosas? El Smart Ticket vive en nuestro teléfono y eso es lo que lo hace más seguro, porque cada entrada irá asociada a un dispositivo. ¿Cómo habéis conseguido frenar el fraude en la venta de entradas con vuestra propuesta? Evitar el fraude al 100% es una misión realmente complicada, pero hemos conseguido dar con varios puntos que van a hacerlo prácticamente imposible: el Smart Ticket no es estático, de manera que no sirven las capturas de pantalla, va asociado a un dispositivo y para transferir la entrada hemos creado un método que obliga que ambas personas estén o bien juntas o bien en contacto directo, de manera que la compra de centenares de entradas para revenderlas a desconocidos no podría llevarse a cabo de forma sistemática. ¿Qué ventajas ofrece la tecnología blockchain para Smart Ticket? Blockchain es el sistema en el cual nosotros volcamos esa información recogida en el Smart Ticket, de manera que nos asegura que cada transacción quede grabada y esa información no pueda ser alterada sin permiso y conocimiento de los organizadores de los eventos.¿Qué es y en qué puede ayudar al usuario y a los organizadores de eventos vuestra API? Nuestra API estandariza miles de eventos de centenares de proveedores locales en diferentes partes del mundo. Esto significa que, con una sola conexión, las empresas pueden acceder a una gran cantidad de eventos en cualquier parte sin necesidad de preocuparse por hacer las integraciones con cada proveedor. Para el usuario significa tener una amplia selección de actividades y eventos en una sola página, con la comodidad que eso supone, y para los organizadores, la posibilidad de que sus eventos estén a disposición de múltiples canales de venta. ¿De dónde surge vuestra vocación internacional? ¿En cuántos países estáis presentes en la actualidad? Somos un equipo internacional y tenemos una visión global del mercado. Para nosotros sería imposible pensar solo en un país en el que desarrollar una idea, porque precisamente fue concebida para ser transversal y ayudar a que las fronteras desaparezcan, tanto para los usuarios que viajan y se mueven en busca de experiencias únicas, como para los organizadores de eventos que encuentran clientes mucho más allá de sus países de origen. Ahora mismo estamos en España, Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Holanda, México, Brasil, Argentina, Colombia y Estados Unidos. ¿Por qué es tan importante ofrecer el servicio en el idioma del usuario? Primero, por la vocación de ponerle las cosas fáciles al cliente que compra y, segundo, porque es nuestra manera de posicionarnos en los países en los que estamos. Google muestra antes las páginas en el idioma en el que se está haciendo la búsqueda. ¿Cuáles son vuestros próximos proyectos? Ahora mismo estamos desarrollando el Smart Ticket para equipos deportivos concretos y trabajando duro para que la próxima temporada sea una realidad. Con Hellotickets, estamos a punto de lanzar 8.000 experiencias en más de 50 destinos, que se suman a todo nuestro inventario anterior. ¿Qué os ha aportado, a nivel personal y profesional, vuestra experiencia como emprendedores? Emprender es un aprendizaje constante y creo que a nivel profesional contribuye a que busques siempre el máximo esfuerzo con los mínimos recursos, que eso es algo que en las start-ups sabemos hacer muy bien. A nivel personal, es una exigencia constante y es cierto que acaba formando parte de tu vida hasta un punto del que no es fácil desconectar. Pero, al mismo tiempo, te aporta la satisfacción de estar trabajando en una cosa en la que crees y que ves crecer. ¿Por qué pensáis que una persona debe arriesgarse a emprender su propio negocio? Desde mi punto de vista, es una forma de crecimiento personal y laboral. Emprender aporta valor al sector del que formas parte, es la capacidad de generar empleo, de llevar a cabo una idea que está en tu cabeza y que es capaz de transformarse en algo tangible. ¿Cómo ves el mapa del emprendimiento en España? Creo que, en nuestro país, en los últimos años han nacido grandes empresas que evolucionaron desde start-ups muy pequeñas. Eso demuestra que hay algo que está cambiando y de que hay profesionales con inquietudes y con aptitudes, capaces y valientes, para emprender y dar forma a sus proyectos. Además, este tipo de premios y otras iniciativas de empresas más grandes o de entidades bancarias incentivan enormemente el desarrollo de ideas y son, muchas veces, el punto de inflexión necesario para que el crecimiento se convierta en una realidad.

CORPORATIVO
30 Julio, 2019

Marco Polo, el comerciante que nos hizo soñar con las maravillas del Lejano Oriente

La antigua Ruta de la Seda aprovechada por la familia Polo se reivindica hoy como uno de los corredores comerciales clave para el futuro económico del bloque euroasiático Vivimos en un mundo globalizado en el que compramos artículos de manera cotidiana en países tan lejanos como Corea o China. Nos parece lo más normal e incluso, en muchas ocasiones, económico. Tal vez esto sea vivir en el futuro, uno que ni los más optimistas emprendedores de hace cientos de años podrían haber imaginado. Ni siquiera Marco Polo, un viajero y comerciante cuya historia va a caballo entre la realidad y la fantasía. Son muchas las vivencias que nos legó este veneciano, pero nosotros nos quedamos con su aportación más importante: hizo que las potencias occidentales de su época soñaran con las maravillas que aguardaban en el Lejano Oriente. Y qué maravillas…Sobre la figura de Marco Polo ha existido siempre un halo de misticismo y épica propio de los grandes aventureros. Sabemos que nació en la República de Venecia en 1254 y que falleció 69 años después allí mismo, convertido en un mercader de éxito y con gran influencia política. En el camino, este hijo de comerciantes pasó varias décadas viajando por Oriente y acumulando unas experiencias que a su regreso volcaría en el conocido como Libro de las maravillas –que escribió Rustichello de Pisa, a quien se dice que conoció en la cárcel–. En ese libro Marco Polo cuenta cómo con apenas 17 años su padre y su tío se lo llevarían de viaje para visitar las actuales Israel, Armenia, Georgia, Persia, Afganistán, China y Mongolia. Sería en esos dos últimos países donde el veneciano pasaría más tiempo, bajo la protección y al servicio de Kublai Kan, líder del imperio mongol y primer emperador chino de la dinastía Yuan. Gracias al soberano, Marco Polo pudo convertirse en un auténtico sociólogo que estudió tradiciones, formas de gobierno, métodos artesanales… Pero sobre todo y como buen mercader, Marco Polo se fijó en cómo las gentes comerciaban en aquel rincón del mundo. Las mercancías más apreciadas, las distancias entre unos puntos comerciales y otros, las costumbres a la hora de cerrar tratos e incluso el tipo de dinero que se utilizaba en China, todo quedó registrado por Marco Polo. De hecho, este último punto es uno de los que más sorprendió al viajero porque, en una época en la que Europa manejaba sus finanzas a través del acuño de monedas, en Oriente ya utilizaban el papel moneda. Esto era una auténtica revolución, porque hasta ese momento la moneda con la que se realizaba cualquier transacción tenía valor intrínseco –oro, plata o cualquiera que fuera el material con el que estuviera fabricada–; pero no era el caso del papel, que tan solo tenía el valor que las autoridades le habían otorgado. Exactamente lo que hoy ocurre con nuestra propia moneda. Así que el Libro de las maravillas es un volumen a medio camino entre un tratado comercial y una guía de viajes, todo ello salpimentado con la descripción de ciudades maravillosas y costumbres extrañas a ojos occidentales. En su época esta obra parecía tan fantástica que muchos contemporáneos de Marco Polo pusieron en duda la veracidad de lo narrado, como que el comerciante fuera nombrado gobernador de una provincia china, por ejemplo. Una duda lógica que ha acompañado a la figura de Marco Polo pero que no enturbia uno de sus legados más importantes: ayudar a despertar el interés de las sociedades occidentales por aquellas lejanas tierras y reivindicar la importancia del comercio con potencias extranjeras –que hoy consideramos clave–. Y Marco Polo sabía exactamente cómo hacerlo: a través de la Ruta de la Seda. Recordemos que en el siglo XIII la Ruta de la Seda era uno de los principales cordones umbilicales que unían dos mundos muy desconectados el uno del otro: las naciones del Mediterráneo –europeas y árabes– con la India, Persia, China y Mongolia. Esta ruta, clave para entender la economía global del momento, se consideraba relativamente segura en una época en la que cualquier viaje era largo, tedioso y potencialmente peligroso. Así que no es de extrañar que la próspera República de Venecia y sus comerciantes la aprovecharan para visitar los exóticos países más allá del Mediterráneo. Marco Polo pasaría sus últimos años convertido en un mercader reputado y siendo miembro del Gran Consejo de la República de Venecia. Pero sobre todo, quedaría en el imaginario colectivo como representante de las riquezas y exóticas posibilidades que aguardaban a quienes se atrevieran a iniciar el largo viaje hasta el confín del mundo.Para China, ese confín del mundo lo representa Europa Occidental y concretamente España. Cuando en 2013 el presidente chino Xi Jinping presentó al mundo uno de los planes comerciales más ambiciosos del siglo XXI, lo que hizo fue resucitar parte de la historia que ha unido al bloque occidental y oriental durante los últimos 2000 años. La Iniciativa del Cinturón y la Nueva Ruta de la Seda –OBOR, del inglés «One Belt, One Road»– creará corredores comerciales por tierra y mar que unirán China y el extremo sur de Europa en un proyecto sin precedentes. Hablamos de una Ruta de la Seda ferroviaria de más de 13 000 kilómetros de extensión, los que separan Wiyu, en la costa oriental china, y Madrid. En paralelo, una ruta marítima que bordeará todo el extremo sur de Asia aprovechará el Canal de Suez para llevar por barco productos asiáticos directamente al corazón del continente europeo, y viceversa. Cuando la ruta esté completada, no solo se habrán conectado dos de los bloques económicos más importantes del mundo, sino que se habrá hecho realidad un sueño comercial a la altura de la ambición del propio Marco Polo.

CORPORATIVO
25 Julio, 2019

Turista nacional vs. internacional: así viajamos por España

Una familia española visita un destino de playa en la Costa del Sol. Allí, se cruza con otra familia extranjera por el paseo marítimo. Todos pasean tranquilamente. Los niños corren y juegan, mientras los padres se toman un helado y disfrutan de la brisa del mar. En apariencia, pocos factores hay que puedan diferenciar a ambos grupos. Sin embargo, los datos nos dicen que existen disparidades en su manera de viajar, alojarse y permanecer en el lugar. Para empezar, es probable que la familia española haya reservado un fin de semana largo para esta escapada. Por su parte, la extranjera aprovechará el viaje para ir a la playa durante una semana entera. Además, es más probable ver a la familia española por el paseo marítimo en cualquier época del año que a la extranjera. Estas son algunas de las conclusiones que se pueden extraer del último Informe Sectorial sobre Turismo elaborado por CaixaBank Research. Entre otras cuestiones, este estudio analiza la evolución del turismo en España en los últimos años y señala las principales diferencias entre los turistas nacionales y los internacionales.Cuando se trata de viajar a lo largo de todo el año, los turistas nacionales destacan sobre los internacionales. El informe de CaixaBank Research señala la estacionalidad como la primera diferencia destacable entre ambos grupos. Eso sí, esta disparidad a la hora de elegir épocas del año para visitar algún lugar de España es cada vez menor. La estacionalidad del turismo es un factor con una gran influencia sobre la sostenibilidad del sector turístico y del mercado de trabajo. Que los turistas nacionales repartan sus viajes más a lo largo del año supone mayor estabilidad laboral. Esto se debe a que una alta estacionalidad tiende a favorecer los contratos puntuales para cubrir picos de actividad. Precisamente en España, la contratación temporal alcanza el 25,9% del total. Es la cuota más elevada de la Unión Europea. Sin embargo, la estacionalidad del turismo nacional ha aumentado progresivamente a lo largo de los últimos años. Concretamente, la contratación de viajes de residentes entre junio y septiembre –es decir, en temporada estival– pasó de una cuota del 36% en 2011 al 41% registrado en 2018, según el estudio de CaixaBank Research. El turismo internacional, por su parte, no experimentó ese aumento de la estacionalidad. De esta manera, las diferencias con el turismo nacional en lo referente a este concepto se han reducido. El informe apunta que, en 2018, la estacionalidad de los visitantes foráneos solo era cuatro puntos porcentuales mayor que la de los residentes.El informe de CaixaBank Research también incide en otra diferencia importante entre turistas nacionales e internacionales: la duración media de sus viajes. Los residentes viajan más a menudo, pero realizan estancias más cortas que los foráneos. La estancia media para los turistas nacionales es de 3,7 días, por los 7,4 días que pasan en España los que proceden de fuera de sus fronteras. Mientras el hecho de que los turistas nacionales viajen más asiduamente es positivo para el empleo en el sector, que sus viajes duren menos repercute en el gasto que realizan por viaje, que es menor que el de los internacionales. En concreto, los turistas residentes gastan unos 174 euros por viaje. Los foráneos multiplican esa cantidad hasta alcanzar los 1086 euros.Una posible explicación al hecho de que los turistas internacionales inviertan más dinero en sus viajes es, precisamente, que sus estancias son más largas. Sin embargo, el estudio de CaixaBank Research también apunta diferencias en el gasto diario que realizan frente a los residentes. En concreto, el informe desvela que los turistas extranjeros gastan unos 146 euros al día, frente a los 48 de los nacionales. El mayor gasto que realizan en sus desplazamientos los visitantes internacionales explica en gran medida esta disparidad: invierten una media de 29,6 euros diarios en este concepto, frente a los 10,9 de los residentes. Con todo, también invierten más dinero en alojamiento (31,2 euros cada día frente a los 11,7 euros de los nacionales) y manutención (9,4 euros más cada día que los residentes). La explicación a esto último hay que buscarla, en parte, a la forma de alojarse que tienen unos y otros. Como existe una mayor proporción de turistas internacionales que se alojan en hoteles, también tienden a gastar más en estos conceptos. De hecho, al comparar el gasto promedio diario de los turistas alojados en hoteles, las diferencias entre nacionales e internacionales se reducen, tal y como refleja el informe. En este sentido, los turistas residentes que se alojan en hoteles gastan unos 111,2 euros diarios frente a los 197 euros que invierten los turistas internacionales en las mismas condiciones.Acorde con esta realidad, el informe señala al tipo de alojamiento y al medio de transporte elegido para llegar a destino como predictores del gasto que realizará el turista nacional durante su estancia. En particular, los turistas residentes que se alojan en hoteles suelen realizar un gasto medio diario que es más del triple del que realizan los que se hospedan en otro tipo de alojamientos. Así, frente a los 111,2 euros diarios de los residentes que se alojan en hotel, los que eligen otros lugares para pernoctar gastan solo 34,5 euros. Se trata de aquellos que deciden alquilar una vivienda, que tienen una en propiedad o que acuden a la de familiares o amigos, entre otras posibilidades. La manera en que viajamos determina en gran medida el funcionamiento del sector turístico, que en 2018 generó el 14% del crecimiento económico del país. Entonces, dio empleo a más de 2,6 millones de personas, tal y como señala la Encuesta de Población Activa. Este año, el informe de CaixaBank Research predice que el número de nuevos ocupados en el sector será de 82.000 personas, un 3,4% más. Un mercado con buenas perspectivas que conviene seguir muy de cerca.

CORPORATIVO
23 Julio, 2019

“Al detectar el evento isquémico de forma precoz, se podrá evitar el daño irreversible del corazón”

Judit Cubedo, CEO de GlyCardial, empresa ganadora de los Premios EmprendedorXXI en Cataluña.“Es imprescindible dar el salto a la empresa para conseguir la financiación necesaria y convertir los descubrimientos que se hacen en el laboratorio en un producto que pueda llegar al mercado y salvar vidas.”GlyCardial ha desarrollado el primer test para la detección precoz de la isquemia cardíaca, basado en la identificación en sangre de una proteína llamada Apo J glicosilada. La doctora Judit Cubedo, fundadora y CEO de la empresa, fue una de sus descubridoras junto con el equipo del Hospital de Sant Pau de Barcelona dirigido por la doctora Lina Badimon. Una tesis doctoral se ha materializado en una herramienta que puede cambiar la vida de muchos pacientes en todo el mundo.¿Qué ha supuesto para vuestro proyecto resultar ganadores de uno de los Premios EmprendedorXXI? Recibir un reconocimiento con tanto nombre como el que viene asociado a los Premios EmprendedorXXI, con una entidad como CaixaBank detrás, de alguna forma otorga un sello de calidad a nuestra empresa, dado que reconoce y valida el posible impacto que esta podría tener en la sociedad. El networking que se genera alrededor de los premios es, sin duda alguna, uno de sus puntos fuertes. Tanto en la fase territorial como en la sectorial tienes la oportunidad de interactuar con diferentes stakeholders que te ofrecen un feedback muy valioso de tu proyecto. ¿Cuál es la causa que provoca la “isquemia cardíaca” y cómo afecta a los pacientes? La isquemia cardíaca se da cuando hay una falta de riego sanguíneo en el corazón por la obstrucción de un vaso sanguíneo, ya sea por la presencia de un coágulo o por una disfunción. Actualmente, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte a nivel mundial. La isquémica cardíaca es la emergencia cardíaca más común: causó 10 millones de muertes a nivel mundial en 2016. ¿Qué problemas comporta que su detección solo sea posible cuando sus efectos son ya irreversibles para el paciente? Actualmente, esta dolencia solo se puede detectar cuando el daño en el corazón ya es irreversible, es decir, cuando parte del tejido cardíaco ya ha muerto. Cuando esto ocurre, las probabilidades de sufrir un peor pronóstico (eventos recurrentes, mortalidad o desarrollo de insuficiencia cardíaca) aumentan drásticamente. ¿Cuáles son los marcadores que ha identificado vuestro equipo para detectarla de forma precoz y cómo funcionan? El biomarcador que identificamos es la proteína “Apo J glicosilada”. En un estudio de investigación iniciado hace años detectamos que, en la fase temprana de la isquemia, y antes de que se produzca un daño irreversible en el tejido cardíaco, había un cambio en los niveles de esta proteína en la sangre. ¿En qué consiste el test de detección precoz que habéis desarrollado? El test que hemos desarrollado y estamos validando se basa en un inmunoensayo que podría ser utilizado en cualquier laboratorio centralizado de los hospitales. Debido a las propiedades de nuestro biomarcador, este test será compatible con diferentes plataformas que se utilizan actualmente en la práctica clínica.¿Qué se consigue evitar con este diagnóstico precoz? Al detectar el evento isquémico de forma precoz, se podría tratar al paciente antes de que se produzca el daño irreversible del corazón, por lo que se reduciría la aparición de complicaciones posteriores y, por tanto, el impacto de la enfermedad en la vida de los pacientes. Vuestro método de detección precoz también determina la probabilidad de futura reincidencia en los pacientes que ya han sufrido esta afección. ¿De qué modo se consigue y en qué ayudará este conocimiento al bienestar de los pacientes? Estudios previos que hemos llevado a cabo han demostrado que aquellos pacientes que tienen cambios más marcados en la “Apo J-Glyc” tienen más probabilidades de sufrir eventos recurrentes e incluso mortalidad, por lo que serviría también para evaluar el pronóstico de los pacientes tras sufrir un primer evento. Este hecho es de vital importancia, ya que nos permitiría identificar a los pacientes de alto riesgo y llevar a cabo un tratamiento más dirigido con el fin de mejorar su pronóstico. ¿Creéis que vuestro método de detección se podrá aplicar también a otras enfermedades en un futuro? En paralelo a nuestra principal línea de desarrollo, que es el diagnóstico de la isquemia cardíaca, estamos avanzando en líneas de investigación adicionales con el fin de identificar otras posibles aplicaciones de nuestro biomarcador. ¿Cuántos años de investigación y desarrollo ha requerido este descubrimiento? Este proyecto, que fue parte de mi tesis doctoral y empezó hace más de 12 años en el Hospital Sant Pau, dirigido por la doctora Lina Badimon, directora científica de la empresa y líder del área cardiovascular, estaba enfocado a descubrir nuevos biomarcadores de isquemia. A medida que fuimos avanzando, fuimos tomando consciencia de que, lo que al principio fue un descubrimiento de investigación, podía acabar convirtiéndose en un producto que llegase al mercado. Tras desarrollar un primer prototipo del test y hacer las primeras validaciones en muestras de pacientes reales, decidimos constituir la compañía y buscar financiación de capital riesgo especializado en salud para poder llevar a cabo la validación clínica de nuestro biomarcador. En el sector salud el principal reto es llegar a validar, en un contexto real, el producto que se está desarrollando. En este sentido, nuestra empresa empezará en los próximos meses el estudio clínico de validación de nuestro novedoso test. La realización de dicho estudio será un hito clave para el futuro de nuestra empresa. ¿Por qué tomasteis la decisión de crear una empresa a partir de vuestro descubrimiento? Cuando te dedicas a la investigación en salud tu objetivo final es conseguir mejorar de alguna forma la vida de las personas reduciendo el impacto de las enfermedades. Desde la investigación se hacen avances muy importantes, pero es imprescindible dar el salto a la empresa para conseguir la financiación necesaria para convertir los descubrimientos que se hacen en el laboratorio en un producto que pueda llegar al mercado y salvar vidas. Es precisamente este motivo el que nos empujó a crear GlyCardial Diagnostics, conseguir llevar el proyecto de investigación a una fase más avanzada con el fin de que algún día los pacientes puedan beneficiarse de nuestro producto. ¿Cómo veis el futuro de la prevención médica en Europa? El futuro de la medicina a nivel global pasa por mejorar en las estrategias de diagnóstico temprano con el fin de poder detectar las patologías antes y poderlas tratar para prevenir su evolución y complicaciones posteriores. Pese a que inicialmente la inversión en diagnóstico pueda parecer menos necesaria que la inversión en terapia, es vital desarrollar nuevas herramientas de diagnóstico y pronóstico con el fin de categorizar mejor a los pacientes y poder ofrecerles un tratamiento más adecuado a sus necesidades. La medicina personalizada o de precisión pasa necesariamente por obtener mejores herramientas de diagnóstico.

CORPORATIVO
17 Julio, 2019

“Debemos valorar a los inventores nacionales para no ser un país productor de las ideas de otros”

Juan Vicén, cofundador y CMO de Zeleros, empresa que desarrolla el sistema de transporte Hyperloop en España, ganadora de los Premios EmprendedorXXI en la Comunidad Valenciana.“El potencial de una red de Hyperloop a nivel global permitiría conectar ciudades y centros logísticos en cuestión de minutos”Los aviones o los trenes de alta velocidad han revolucionado por completo nuestra forma de viajar y de percibir el espacio. Desplazarse en cuestión de horas a ciudades lejanas era una utopía hasta hace un siglo. Ahora, estamos a las puertas de otra gran revolución tecnológica del transporte, la que protagonizará el sistema Hyperloop. Esta tecnología reducirá aún más los tiempos y las distancias y transformará por completo nuestro concepto de desplazamiento. El sistema cuenta con 200 años de historia, pero el empresario estadounidense Elon Musk lo rescató en 2013. La empresa española Zeleros es la responsable de la implantación en España de este sistema pionero. Zeleros nació como un proyecto universitario y ha ido evolucionado hasta convertirse en lo que es hoy, una empresa tecnológica de nivel internacional. La empresa ha sido la ganadora de los Premios EmprendedorXXI en la Comunidad Valenciana, galardón que CaixaBank otorga anualmente con la intención de dar apoyo y visibilidad a proyectos innovadores. Juan Vicén es cofundador y responsable de marketing (CMO) de la compañía.¿Qué es Hyperloop y cuál es su principal potencial? Hyperloop es un método de transporte que cuenta con más de 200 años de antigüedad. Aunque existen diferentes conceptos, la definición de Hyperloop se basa en tuberías a reducida presión dentro de las cuales viajan cápsulas de pasajeros o mercancías a velocidades de hasta 1.000 km/h (superiores a las de un avión) y alta frecuencia (cada 2 o 3 minutos, como un metro). El potencial de una red de Hyperloop a nivel global permitiría conectar ciudades y centros logísticos en cuestión de minutos, incrementando la competitividad de las naciones y la eficiencia de los sistemas convencionales. ¿Cómo revolucionará esta tecnología el sistema de transportes en el mundo? El desarrollo de Hyperloop va a depender en gran medida del impulso de la industria, de las empresas desarrolladoras de Hyperloop y de las naciones. No obstante, debe haber una coordinación entre todos los stakeholders implicados para conseguir un sistema óptimo si queremos conectar el mundo. Por ello la estandarización cobra especial relevancia en este nuevo mercado. Si algo hemos aprendido de la industria ferroviaria es que la existencia de diferentes anchos de vía puede causar pérdidas multimillonarias a las naciones y limitar su crecimiento. Zeleros ha apostado desde el principio por cooperar con los demás desarrolladores de estos sistemas y establecer junto a instituciones como la Unión Europea esas pautas que garantizarán la seguridad y la interoperabilidad. De momento, tanto empresas europeas como canadienses estamos unidas en este proceso.¿Cuál creéis que será su impacto en España? En España estamos muy bien posicionados a nivel internacional en materia de Hyperloop. Contamos con el apoyo de los ministerios de Ciencia y de Fomento para su regulación y, en cuanto a desarrollo, somos uno de los polos más importantes de Europa. Si algo tenemos en España es experiencia sobrada en materia ferroviaria, energética y de infraestructuras; y desde Zeleros apostamos por liderar el desarrollo tecnológico. Estamos convencidos de que las buenas ideas no solo se generan al otro lado del charco, y que debemos valorar a los inventores nacionales si queremos generar valor y no ser un país productor de las ideas de otros. A nivel de implantación, también estamos evaluando posibles rutas y no descartamos la creación de proyectos piloto que deriven en infraestructuras de larga distancia, aunque esto dependerá de muchos factores. El mercado es, sin duda, internacional, y nuestro enfoque es global. ¿Qué diferencias hay entre vuestra propuesta y otras que se están llevando a cabo en otros países como Japón y China? Normalmente, los sistemas que ya existen en China y en Japón consisten en situar bobinas de cobre a lo largo de toda la infraestructura, y sirven para propulsar y hacer levitar el vehículo. El problema de estos sistemas es su elevado coste, porque exige la instalación de material a lo largo de todo el recorrido. Existen pocas rutas, y hasta ahora la mayor distancia cubierta es de 30 kilómetros. En Zeleros identificamos que eso suponía un problema a la hora de crear recorridos de larga distancia, así que creamos un sistema en el que la levitación y la propulsión ya están en el vehículo. Nuestro objetivo es ofrecer la mejor experiencia de usuario: que los pasajeros no tengan que subirse al Hyperloop con trajes de astronauta y que, en caso de emergencia, simplemente bajen las mascarillas como ocurre, por ejemplo, en un avión.¿Por qué es tan importante para vuestro proyecto establecer sinergias con otras empresas como Renfe o Siemens? Nuestro objetivo no es reinventar la rueda, sino hacer uso de las tecnologías existentes para acelerar el desarrollo del sistema. Vemos clave la participación de socios industriales en todos aquellos campos que involucran a Hyperloop. Es esa visión global la que nos está permitiendo crecer rápido y llegar a sistemas del más alto nivel tecnológico. Creemos, además, que en España contamos con empresas líderes en el sector de ferrocarriles e infraestructuras, y que es muy importante combinar su experiencia en los respectivos sectores con nuestra agilidad y visión de conjunto. Zeleros promueve una nueva pista de pruebas de este tipo de tecnología en Sagunto. ¿Cuáles son las novedades de esta propuesta en el entorno Hyperloop? En Sagunto tenemos proyectada una pista piloto de 2 kilómetros a escala mediana para finales de 2019. Nuestro objetivo es integrar todos los subsistemas en un vehículo y demostrar su funcionamiento y eficiencia a alta velocidad. Se trata de una infraestructura única en el mundo que posicionará a España a la cabeza del desarrollo de Hyperloop. Los resultados de este primer piloto servirán para testar todas las tecnologías de Hyperloop (tanto las propias de Zeleros como las que ya existen en el mercado), demostrando la eficiencia de nuestro sistema para que sirva de base para la pista a tamaño real.¿Cómo fue pasar de un proyecto universitario a un proyecto empresarial en el sector del transporte llamado de alta velocidad? Al principio no fue nada fácil. Por suerte, contamos con un proyecto apasionante y conseguimos que profesionales del más alto nivel apostaran por nosotros. El siguiente paso fue conseguir un comité asesor con personalidades influyentes que nos aconsejara en materias clave para el proyecto, como la inversión, las finanzas, la investigación o la implementación de proyectos de gran escala. Y finalmente ─y esto quizás ha sido lo más decisivo─, encontramos una propuesta de valor lo suficientemente sólida como para ganar la credibilidad de inversores y socios tecnológicos. Sin duda, cuando echamos la vista atrás y vemos todo lo que hemos crecido, es un orgullo ver que estamos generando industria y empleo de alto valor añadido en España con un proyecto tecnológico pionero que, además, está promoviendo también la aparición de nuevos proyectos que sitúan España ─y Valencia─ en el mapa de la innovación. ¿Qué os ha aportado como empresa ser uno de los ganadores de los Premios EmprendedorXXI? Para Zeleros es un honor recibir un galardón de este tipo, es un empujón más que nos ayuda en nuestra carrera para desarrollar un sistema de transporte más rápido y sostenible, y nos motiva a seguir trabajando duro por hacerlo una realidad.

CORPORATIVO
16 Julio, 2019

Our World, la primera emisión vía satélite

Hace poco más de 50 años que se vivió un momento histórico en televisión que consiguió unir a 14 países del mundo en una retransmisión que llamó a la fraternidad entre los pueblos. La final de la Champions, la Superbowl o los Juegos Olímpicos son tres ejemplos clásicos de retransmisiones masivas de televisión que llegan a todo el mundo y que cuentan por cientos de millones su número de espectadores. Hoy nos parece lo más normal, pero hace medio siglo la humanidad todavía no había compartido un único momento televisivo; este llegó el 25 de junio de 1967, fecha de la primera emisión vía satélite en directo y a todo el mundo. A aquella pionera retransmisión se la tituló Our World –nuestro mundo– y tiene una historia apasionante detrás.La década de los 60 del pasado siglo fue una época que discurrió entre el optimismo más exacerbado y el pesimismo más absoluto: la Segunda Guerra Mundial era ya una pesadilla superada y la reconstrucción de Europa hacía a las naciones occidentales mirar con esperanza al futuro. Todo parecía posible en un momento en que las computadoras comenzaban a demostrar su potencial mientras que la carrera espacial estaba en su máximo apogeo. Pero la sombra de la Guerra Fría y la posibilidad muy real de una guerra nuclear tenían al mundo en vilo. Así que hubo alguien que decidió aprovechar la tecnología más innovadora para unir a toda la humanidad, Aubrey Singer, un productor de la BBC que consiguió un hito tecnológico sin precedentes: retransmitir un programa en directo y para todo el mundo. Our World movilizó a un equipo de diez mil profesionales alrededor de todo el mundo y requirió el uso de cuatro satélites –un reto para la época–. El resultado fue un programa especial de dos horas y media de duración en el que participaron 14 países, entre ellos España.En un formato que hoy nos recordaría mucho al de Eurovisión, cada país fue conectando en directo a través de su televisión pública y mostrando lo mejor que tenía que ofrecer: Italia enseñó a uno de sus cineastas de referencia, Franco Zeffirelli, mientras rodaba una de sus películas; México mostro la cultura de su país a través del baile y el cante, Japón enseñaba cómo construía una línea de metro y España sacó pecho de su industria pesquera y mostró al genio Pablo Picasso. Como Our World pretendía ser un momento festivo que uniera a todos los pueblos, los responsables de la retransmisión –que habían pasado de la BBC a la European Broadcasting Union– pusieron un par de reglas: el fragmento de cada país debía ser en directo y no se permitía la aparición de políticos. Aun así, hubo varios fragmentos que estuvieron marcados por la situación política mundial. El más destacado de ellos fue la conexión con Estados Unidos, donde en ese momento se estaba celebrando una conferencia de paz que tenía reunidos al presidente americano, Lyndon B. Johnson, y al primer ministro soviético, Alexei Kosygin. Por muy buenas que fueran las intenciones de los promotores de la emisión, las tensiones entre el bloque comunista y el capitalista eran evidentes e incluso unos pocos días antes de la retransmisión, la Unión Soviética, Polonia y otros tantos países del eje comunista decidieron cancelar su participación en el programa en protesta por la recién iniciada Guerra de los Seis Días.Como Our World nació como idea original de la BBC, la televisión británica fue la encargada de cerrar la emisión y lo hizo por todo lo alto, con el estreno mundial de All you need is love, de The Beatles. Aquel momento supuso un auténtico éxito para el grupo de Liverpool, que situó a la canción entre lo más alto de las listas de hits de todo el mundo.Este momento, que ya ha quedado para la historia de la música y la televisión, estuvo a punto de no ocurrir. A pocos días de la retransmisión de Our World, el grupo no había preparado nada original para su actuación y, de hecho, los líderes Paul y John se mostraban desganados con el proyecto. Finalmente y ante la inminencia de la cita, fue Lennon quien se sacó de la chistera el himno al amor que hoy conocemos. Desde luego, si hay que situar una fecha para el nacimiento de los fenómenos globales del pop, el 25 de junio de 1967 sería una a tener muy en cuenta. Se estima que los espectadores totales de Our World pudieron llegar hasta los 700 millones de espectadores, un número que hoy solo asociamos a las grandes citas con las que comenzaba este reportaje.Parece que los logros técnicos en materia de retransmisión son cosa del pasado y es cierto que en nuestro planeta quedan pocos retos al respecto, pero la nueva carrera espacial que pronto nos puede llevar a Marte podría ser el inicio para otra retransmisión histórica. ¿Para cuándo un Our Worlds?

INNOVACIÓN